domingo, 8 de abril de 2018

Punto Cero #Cienciaficción

Tenía un sueño absurdo y lo hizo real.
Andaba por las nubes y decidió quedarse.
Luchaba contra el miedo y se apostó el alma.
Iba a dejarlo todo y fue la número uno.
Ansiaba volar y creó el futuro.
Año 3520. Talía sigue siendo la mejor mente de la historia, tras crear su prototipo del limpiador de ausencias y sacar al mundo de su pesadilla.

Ambar dejó su ejemplar de "Cables de acero" y salió hacia su puesto. Abrió la puerta de la nave y recibió a los nuevos visitantes con una sonrisa:

Bienvenidos a Punto Cero, planeta de origen de Talía Selgerba.
A su derecha, las cámaras recoge-pasado. Al fondo, la niebla anti-dudas. Y aquí a mi izquierda, la máquina que cambió el mundo: las semillas de energía, para replant(e)ar la vida en La Tierra.
Que tengan un buen viaje y no olviden abrir la mente al futuro.

viernes, 6 de abril de 2018

Halcón Rojo #Cienciaficción


Al abrir los ojos, después de esa fatídica noche. Sintió su cuerpo romper sobre el frío granito. Cogió aire y levantó, como pudo, la mano que aún empuñaba el bastón de almendro. Intentó enfocar la vista en el viejo poster de los Kiss. Definitivamente era su habitación, tal y como la había dejado antes de salir de casa… Entonces… ¿había sido real?

Sentía las manos cubiertas de heridas, el corte del pecho ardía bajo el pijama y el bastón parecía tan real como lo había sido hacía apenas unas horas. Levantó las sábanas y miró su pierna derecha, si aquello no había sido un sueño, aún debería llevar las vendas de hojas de aloe protegiendo el ungüento “cogy” que había impedido que se desangrara en aquel campo rojo.

Por supuesto, allí estaba la venda, junto con los restos ensangrentados de su ropa y las inalterables marcas de su clan. “Eres un halcón rojo, no intentes huir de tu destino”, aquella fría voz, en un rostro tan negro como el mismísimo infierno. Esa… persona… había aparecido de la nada envuelto en llamas y había gritado su nombre… Fue una sensación tan…. ¿familiar? Juro que no lo había visto en la vida, pero sentía como si algo los uniera desde hacía muchos años.

Claro, que todo había pasado tan rápido... Seguramente, no fue más que una alucinación; un sueño extraño después de un golpe en el trabajo.

Apoyó el peso en la pierna izquierda y se ayudó del bastón para llegar al servicio. Vio su cara cubierta de polvo, su pijama rasgado, los cortes de las manos… y decidió que sería mejor darse una ducha. El agua ardía, dejando la piel al rojo vivo en lo que, supuso, pronto serían cicatrices. Siempre se había despejado con una buena ducha fría, pero algo desde su tobillo le empujaba a subir la temperatura.

Para su sorpresa, cuanto más calentaba el agua, menos dolían los cortes y… espera, ¿dónde estaban todos los cortes de sus manos? ¿Por qué ya no le ardía el pecho? Fijó la mirada en las vendas de aloe que se escapaban por el desagüe; tampoco parecían tener restos de sangre… No era posible, pero no había rastro alguno de cortes, arañazos ni quemaduras en todo su cuerpo.

Se enfundó los vaqueros de la silla, una camiseta cualquiera y salió de casa a toda prisa. Tenía que hablar con alguien, él sabría qué estaba pasando. Todo había empezado en aquella sala de tatuajes decrépita.

Ele buscó la tienda por cada esquina de aquel pueblucho, pero no encontró nada. No podía ser, lo había visto con sus propios ojos, había sentido las agujas, y aquella figura plateada brillaba en su tobillo como recién hecha.

Se fijó más en las líneas del dibujo, había algo que no había visto la noche anterior. Aquellas garras no eran una simple mancha en su piel, parecían unas huellas dactilares o algo así… Con sus venas, sus líneas…

Un segundo, Ele volvió a casa corriendo, de pronto comprendió algo que no podía ser cierto. Esas venas las había visto antes, no eran simples líneas al azar formando un dibujo. Eso era un… un circuito. No podía ser, pero no quedaban dudas, bajo la lupa de joyero de su padre estaba clarísimo; ¡le habían pintado un código electrónico en el tobillo!

Encendió el ordenador y buscó en internet, pero obviamente no encontró nada interesante; teorías paranoicas, conspiraciones, la revolución de las máquinas, leyendas antiguas…

Se acercó más al tatuaje, pasó la mano por encima para ver si había algún mecanismo y… De pronto volvió al mismo campo de la noche anterior. El terreno árido, un rojo brillante donde mirase, piezas de metal esparcidas por todas partes, marcas de explosiones, ese personaje que lo había llamado por su nombre…

   - ¡Ele! Menos mal que ya has vuelto, Ardnas está que trina por la pelea que causaste anoche, tienes que hablar con ella ya mismo

   - ¿Ardnas? ¿Y que yo empecé la pelea? Pero si ese animal casi me mata

   - Eso le he dicho yo, pero quiere verte a ti

Sin más, empujó a Ele sobre una tabla de hierro junto a él. De los laterales pronto salieron cristales y se cerraron en una media esfera sobre sus cabezas. La improvisada nave levitó unos kilómetros y frenó en seco antes de que Ele pudiera decir nada más.

   - Hemos llegado, yo te dejo aquí, buena suerte

Se abrió una puerta en mitad de una cantera y una mano tiró de Ele hacia su interior. Ardnas resultó ser una comandante de guerra que había conseguido desarrollar una tecnología inigualable. Al parecer la avispa que Ele había pisado sin querer la noche anterior era una de sus creaciones. También el holograma que escupía fuego y que casi lo quema todo, al parecer sólo defendía a la cría que Ele había aplastado.

   - Sé que toda esta información satura un poco así de golpe, tranquila, aquí estás a salvo. Marck lo ha explicado todo por ti, sólo queríamos darte la bienvenida

   - Ardnas, yo… sinceramente no entiendo nada de lo que me estás contando

   - Espera, ¿no te explicaron nada al hacerte eso?

  - ¿El tatuaje? Lo vi en la tienda nueva y decidí que sería un buen regalo de cumpleaños, siempre había querido un tribal, pero esto me llamó, no sé explicarlo

   - Claro que te llamó, es la llave a esta dimensión; Etram, tierra de la tecnología. Sólo la sangre de halcón acepta esa llave.

   - Halcón… eso dijo ¿Marck? anoche. ¿Qué… qué es?

   - ¿Los halcones? Somos los guardianes de este planeta. Tú nos creaste, ¿no te acuerdas? Has vuelto a casa, Ele, llevamos años esperándote

Ardnas tendió un viejo microchip a Ele y de pronto todo cobró sentido: Ella había creado ese mundo hacía 15 años, cuando le echaron de la fábrica porque decían que una mujer no podía ser ingeniera.

   - Entonces, ¿funcionó? ¿Sois… mis inteligencias autónomas?

   - Tus halcones, Ele, lo lograste. Bienvenida a tu mundo.

jueves, 5 de abril de 2018

Sin editar - Temores futuros

Me asusta tanto el futuro
que, a veces,
un trocito de mi mente
se olvida
de que es inevitable.

Entonces
dejo de esquivarlo,
ocurre lo (im)predecible…
y ya es futuro,
y ya ha llegado,
y ya
no asusta tanto.

Aunque parezca imposible,
llegado el momento,
ese aterrador futuro
ya habrá pasado.


miércoles, 4 de abril de 2018

En pie de guerra

Voy a cerrar los ojos
y cuando los abra se acabará la pesadilla,
desaparecerán los fantasmas,
no existirá el fracaso...

Despertaré en un mundo sin barrotes
a la entrada del colegio,
sin trabajos absurdos,
sin pobres en las escaleras...

Empezará a tener sentido todo lo que leo,
no cargaré cuadernos vacíos a la espalda
y llenaré de cuentos mis estanterías
para terminar mi proyecto de astronauta.

Llegaré tan alto como las estrellas
y aprenderé de ellas los misterios de la ciencia.
O la filosofía de los sueños, las biología de los recuerdos
y el por qué de las cosas más pequeñas...

Seré lo que yo quiera
sin que otros pinten su meta en mi camino.
Y reiré como nunca, jugando a ser poeta.

Voy a cerrar los ojos
y cuando los abra
todos los niños del mundo
recuperaremos la fuerza;
que se preparen las escuelas, 
estoy cansado de estudiar a ciegas. 


miércoles, 14 de marzo de 2018

Re-conozco

No me gustan los últimos capítulos,
ni las historias abiertas.
Detesto los puntos finales, las comas y las frases a punto de acabar.
Me he auto-convencido de que las puertas abiertas
se llevan bien con las ventanas torcidas,
que el aire mejora la respiración,
pero es malo para las alas.

Odio las despedidas y los segundos principios,
pero nunca me doy por perdida.
Creo en las segundas oportunidades,
en los para siempres, en las verdades absolutas
y en que el futuro siempre es cierto a medias.

Me peleo con las comas y los puntos suspensivos.
No soporto las cicatrices abiertas,
aunque me encanta rascar las postillas justo antes de curarse
y abrir pequeñas heridas para verlas sanar de nuevo…

Soy la mejor masoquista de la historia
o la peor de las curanderas suicidas.

Creo en las medias naranjas,
en los limones enteros,
en la otra mitad
o la cuarta parte...
Creo en el destino,
en las almas gemelas,
y en ese hilito rojo que nos unió hace siglos
y nos unirá algún día.

Recuerdo las vidas pasadas de todos personajes
que he creado en mi cabeza,
soy ilusionista, detallista y enamoradiza…
Pese a odiar las primeras citas.

Ironías de la vida;
yo, que no aguanto las contradicciones…
y no hay una sola certeza en mi vida
que no sea un sueño.


Lo más leído